El verdadero uso de las bolas chinas

Existen muchos mitos sobre lo que se cuentan de las bolas chinas y películas como «50 sombras de Grey» las han convertido en un dispositivo sexual en sí mismo.

¿Te cuento la realidad? ¡No lo son!

De hecho, su principal función es el aspecto terapéutico y su objetivo no es otro que el de aumentar el tono muscular. En la musculatura del suelo pélvico, así como en el resto de partes del cuerpo, existen dos tipos de fibras musculares: las Fibras tónicas y las fibras fásicas. Las primeras son fibras musculares de contracción lenta, involuntaria y muy resistente, son las encargadas por tanto de mantener el tono muscular. Las segundas son fibras de contracción voluntaria, rápida y potente, es decir, las encargadas de generar fuerza.

¿Cómo consiguen las bolas chinas aumentar el tono muscular?

Cada bola china tiene a su vez dentro una bolita más pequeña que, con el movimiento de nuestro cuerpo, vibra dentro de la bola grande y contra las paredes de nuestra vagina. Es esta vibración la que fundamentalmente aumentará nuestro tono muscular. Esto significa que, de nada nos servirá utilizar una bola china, y sentarnos a ver la tele.

Echa un vistazo a la siguiente rutina de ejercicios.

 

 

 ¿Cómo nos colocamos las bolas chinas? 

Es muy sencillo. Se coloca a la misma altura y de la misma forma que se pondría un tampón. Dejando el cordón ligeramente fuera de la vagina para facilitar su extracción. Recomendaremos también la aplicación de un poco de lubricante para que sea más cómodo introducirlas. Una vez colocadas, solo tienes que levantarte y comenzar a hacer tu vida normal, tus músculos se encargan del resto.

 

 

 

¿Cuales son los beneficios de utilizar bolas chinas?

Parece demostrado es que el uso continuado de bolas chinas por parte de mujeres adultas y sanas ayuda en gran medida a:

  • Mejorar el tono de los músculos del suelo pélvico.
  • Aumentar la irrigación sanguínea.
  • Mejorar la lubricación natural de la vagina.

De esta manera, con su uso continuado en el tiempo, lograremos una mejoría considerable en la calidad de las relaciones sexuales.

Hablando claro: orgasmos más largos e intensos y recuperación de la sensibilidad sexual cuando, por ejemplo, la hemos perdido tras un parto largo o traumático con fórceps, episiotomía, etc.

Así mismo, un suelo pélvico tonificado y fortalecido ayudará a evitar incontinencias urinarias, cuando los músculos de la pelvis se relajan, la posibilidad de sufrir incontinencia urinaria aumenta. Con la edad, este efecto es muy difícil de evitar a no ser que trabajes el suelo pélvico con bolas chinas o ejercicios Kegel que mantendrán los músculos en su sitio y la orina donde tiene que estar.

También podemos suavizar los síntomas de la menopausia,  ya que la membrana de la vagina suele volverse más seca, más delgada y menos elástica. Gracias al trabajo del suelo pélvico con ejercicios Kegel y/o bolas chinas los músculos aguantan mejor este cambio y con ello, los síntomas de la menopausia allí abajo se suavizan.

 

¿Las bolas chinas garantizan mejores orgasmos?

La verdad es que si, pues al mejorar el suelo pélvico estás fortaleciendo esa zona gracias a las contracciones.

Un orgasmo normal tiene entre 3 y 5 contracciones de la musculatura pélvica. Al entrenar tu suelo pélvico con bolas chinas puedes llegar a conseguir orgasmos mucho más intensos y duraderos de entre 10 y 15 contracciones… ¡Imagínate la diferencia!

Ganarás auto control sobre los músculos de tu vagina pudiendo ejercer presión sobre el pene de tu pareja (siempre que sean relaciones heterosexuales) aumentando las sensaciones para ambos y alcanzando el orgasmo con mayor facilidad.

Por otro lado, también puedes aumentar la lubricación natural de tu vagina. Si se trabaja el suelo pélvico a una edad temprana, la lubricación mejora con creces dando paso a una mejora de la calidad de las relaciones. Hacerlo, también evita la sequedad vaginal, evita la generación de irritaciones y cistitis. También estás cuidando de tu cuerpo.

Cuando NO usar bolas chinas

Ha quedado claro que usar bolas chinas es muy beneficioso y cuánto más las usemos mejor. Aun así, hay excepciones que tenemos que tener en cuenta ya que se reproduciría el efecto contrario. Los momentos en que no se pueden usar las bolas chinas son:

–          Estando embarazada: si quieres seguir trabajando en tu suelo pélvico durante el embarazo, en este caso es mejor hacer ejercicios Kegel y evitar el uso de bolas chinas.

–          Después del parto: durante las primeras semanas después del parto es muy importante cuidar tu suelo pélvico dejándolo reposar.

–          Durante la regla: durante la regla el tono de nuestros músculos pélvicos está más alto y tenemos contracturas, con las que no se recomienda usar bolas chinas.

–          Si tienes infección urinaria: en este caso es mejor no forzar la musculatura ya que la vagina está muy sensible y el dolor muy presente.

–          En caso de haber pasado por el quirófano o sufrir alguna enfermedad vaginal como vaginismo.

Cuidar el suelo pélvico es igual o más importante que cuidar otras partes del cuerpo y con las bolas chinas es mucho más fácil de conseguirlo. Aunque puedan parecer un producto sencillo e inofensivo, usar bolas chinas aporta muchos beneficios, ya sea a nivel sexual como de salud

¡Anímate a experimentar y cuidar tu cuerpo para tu salud sexual y muscular!

NALONE YANY BOLAS CHINAS

OVO L3 BOLA CHINA ROSA

JOYBALLS SECRET NEGRAS Y ROJAS

Y todo el catálogo de bolas chinas en CondonesDeMarca.

Deja un comentario